Positivando al carbón

La copia al carbón, paso a paso

Haciendo el tisú

Llamamos ‘papel tisú’ al papel donde hemos vertido la gelatina con el pigmento todavía sin sensibilizar.


Material necesario para fabricar el tisú (tamaño 25 x 35cm.) :

Agua destilada: 80ml.
Gelatina al 10%: 8gr.
Azucar al 4%: 3'2gr.
Pigmento: entre 1'5 y 2gr. Tinta china: entre 1'5 y 2ml.
Alcohol Isopropyl: 5ml.
Thymol: cuatro gotas.
Glicerina: 1ml.


Vertiendo la gelatina con pigmento blanco


La gelatina se vierte en el agua (destilada) y se deja reposar una media hora hasta que se hinche.


Una vez hinchada la gelatina, se calienta (baño maría o microondas) hasta que se licúa. No debe hervir.


Una vez líquida la gelatina, se le añade el azúcar (4%). El azúcar es para que adquiera flexibilidad y no se cuartee al manipularlo.


Pigmento. Se puede usar pigmentos en polvo, acuarelas, tintas chinas o témperas. Cualquier pigmento que no sea soluble en el agua es válido. La cantidad depende de la opacidad del pigmento y del efecto deseado. Aquí es necesario probar. Pero para empezar es válido calcular el 1’5% del agua.


El thymol es un fungicida. Se debe usar para que no salgan mohos si dejamos preparada la mezcla de la gelatina pigmentada para usarla posteriormente.


El alcohol Isopropil sirve para disminuir la tensión superficial. Así desaparecen las micro burbujas de aire que están en el agua y se distribuye mejor sobre la superficie del papel.


La glicerina se usa para que el tissue no se ‘enrolle’ al secar y sea más fácil de manejar. Su uso provoca que se prolongue el tiempo de secado. Es necesario en climas muy áridos. Entre nosotros es opcional. Yo la uso siempre.


La gelatina es un producto sólido a temperatura ambiente. Como la vamos a derramar sobre un papel le damos un último calentón (a unos 40 grados) para derramarla más fácilmente. Nunca debe hervir.


¿Sobre qué papel vamos a verter la gelatina pigmentada? En principio podemos hacerlo sobre cualquier papel fuerte que aguante bien al ser sumergido en el agua y tenga cierta resistencia. También se pueden usar radiografías antiguas, papeles fotográficos tipo RC viejos u otros materiales. Lo mejor es el papel ‘tipo plástico’. En Estados Unidos usan la marca Yupo. En España existe un papel similar de la marca Polyart (www.polyart.com ). Es un papel sintético compuesto por una película de polietileno estucado en ambas caras. Tiene las ventajas del papel y la resistencia del plástico. A nosotros nos interesa porque es sumergible en el agua, dimensionalmente estable y, además, reutilizable.


¿Cómo verter la gelatina líquida en el papel soporte? Es una operación delicada, no demasiado difícil pero que hay que hacerla rápidamente para que la gelatina no se solidifique. En internet veréis varios métodos para extender la gelatina. Yo os explico el mío: coloco un cristal perfectamente horizontal (con un nivel), sumerjo el papel polyart en agua, lo escurro ligeramente y lo coloco encima del cristal. Retiro el agua sobrante con un rodillo de goma. Vuelvo a comprobar la perfecta horizontalidad del cristal. Vierto la gelatina líquida sobre el papel y la extiendo sobre la superficie del papel con ayuda de un peine. Espero unos diez minutos a que la gelatina se solidifique y la cuelgo a secar.


El tiempo de secado depende mucho del tamaño, de la temperatura y humedad ambiente, del ventilador y de la cantidad de glicerina usada. Normalmente alrededor de 24 horas con el ventilador encendido, salvo por la noche. El ventilador no es conveniente colocarlo muy cerca del tisú para que no arroje las partículas que pueda haber en el aire sobre el tisú.


Preparar el soporte final

La imagen la tendremos en el tissue y la debemos pasar a una superficie final. Por eso se llama ‘carbón transportado’. El transporte lo podemos hacer sobre muchas superficies: papel, cartulina, cristal, madera, etc. previamente preparada.

Esta es la fase del proceso que produce más fracasos (por lo menos, a mi) y debemos preparar muy bien la superficie receptora para que el carbón se transporte correctamente.

Lo más habitual es realizar el transporte sobre un papel ‘interesante’, que resista bien la inmersión en el agua: por ejemplo el papel para pintar con acuarela. Lo tienes de varios gramajes y con varios acabados. Podemos usar un gramaje de 180 gr para pruebas, pero para copias finales es mejor usar uno de 300 gr. La textura es a gusto del consumidor, pero debemos tener en cuenta que cuanta más textura, la nitidez disminuye (pero gana el ‘efecto artesanal’). Podemos comenzar con un papel de ‘grano fino’.

El efecto final también dependerá de cómo preparemos el papel para recibir el tissue. Le podemos dar un acabado brillante, mate, con textura, más liso, etc.

Hay muchas fórmulas para preparar el papel final. Te explico tres (de más fácil a más difícil):

La más fácil: realizar el transporte sobre un papel fotográfico sin utilizar. Simplemente hay que introducirlo en un fijador endurecedor para que desaparezca las sales de plata. Si tienes papel fotográfico viejo, lo puedes usar para hacer pruebas.

Otra fórmula que funciona bien es preparar el papel con un polímero acrílico. La casa Golden comercializa un medium GAC-100 que funciona muy bien. Tiene un acabado brillante, si quieres con acabado mate puedes usar el ‘Fluid Matte Medium’. Yo uso el GAC-100 disuelto 2:1 en agua (2 partes de GAC-100 una parte en agua) para cubrir una hoja de papel acuarela 25×35 cm., necesitas unos 10 ml de polímero y 5 ml de agua destilada. Esta cantidad es suficiente para dar dos capas. Se seca en unas dos horas.

La fórmula utilizada tradicionalmente es la de aplicar dos o tres capas de gelatina disuelta al 4% sobre el papel de acuarela. Primero se aplica una capa, se seca y luego se aplica la siguiente. Esta gelatina debe ser endurecida con un baño de formol al 0’5% aplicado después de que la gelatina se ha secado. El formol se evapora y es perjudicial para la salud, por lo que este baño conviene hacerlo en un lugar bien ventilado. A continuación conviene dejarlo secar al sol o dejarlo secar durante varios días para que el formol tenga tiempo para endurecer la gelatina.

CONSEJO: cuando domines el transporte con el GAC-100 puedes pasar probar a hacer el transporte al papel preparado con gelatina.

Sensibilizar el tisú

NOTA: El dicromato potásico es un producto cancerígeno y muy contaminante. Se debe manipular con mucha precaución. Siempre usar guantes.

Para sensibilizar un tissue 25 x 35 cm. necesitamos 8 ml de acetona y 8 ml de dicromato potásico disuelto al 6% en agua.

Se mezclan los dos a partes iguales y se aplica en el tissue con una paletina de esponja o con una brocha.

Lo hacemos con luz tenue.

Dejamos secar el tissue a oscuras. Unas dos horas con ventilador.

Comprobar que esté bien seco. Si no, se pegará al negativo estropeándolo.

La concentración del dicromato nos servirá para controlar el contraste de la copia final: para negativos muy contrastados deberemos usar dicromato más concentrado (8%, 10%). Si el negativo tiene poco contraste debemos usar bajas concentraciones de dicromato (4%, 2%).

El negativo

La copia al carbón se positiva por contacto; necesita un negativo del mismo tamaño que la copia final. Tradicionalmente se han usado negativos de cámaras de placas pero con las impresoras de chorro de tinta se pueden hacer negativos digitales aptos para positivar al carbón.

Hay varias marcas que tienen acetatos para impresoras de chorro de tinta: Pictórico, Agfa, Canon, etc. y varias marcas blancas que también funcionan bien. Las ‘más caras’ aceptan más cantidad de tinta sobre el acetato pero para el positivado al carbón necesitamos negativos de una densidad de 2’4 y las modernas impresoras con tintas pigmentadas proporcionan negativos de de rango de densidad de más de 3’00.

Otra posibilidad es realizar los negativos en una fotomecánica (donde hacen los fotolitos para las imprentas). Esta solución es correcta para tamaños grandes.

La manipulación de las imágenes con los programas tipo Photoshop o Gimp permiten preparar la imagen para hacer un negativo de acuerdo con las características de nuestro proceso. Si usas negativos de cámara de placas, el contraste de la copia final se maneja con la concentración del dicromato.

En Internet hay varios sistemas para preparar negativos digitales adecuados a los procesos antiguos. Mi preferido es el Ron Reeder y Christina Z. Anderson publicado en la web: http://www.alternativephotography.com/wp/negatives/digital-negatives. Consta de tres pasos:

1º.- Buscar la mínima exposición para conseguir el máximo ‘negro’.

2º.- Ajustar el contraste del negativo digital para manteniendo el negro, conseguir unos blancos puros.

3º.- Construir una curva de compensación para ajustar la curva del negativo al proceso e impresora que estés usando.

Es un proceso largo y tedioso, pero si quieres obtener buenos resultados deberás hacerlo.

La solución más sencilla es la de ‘ensayo-error’. Consiste en imprimir un negativo para realizar una copia y luego corregirlo con Photoshop según los resultados obtenidos. Así hemos empezado todos

IMPORTANTE: El negativo debe ser bordeado con una tira opaca en todo su perímetro. Se puede usar cinta tipográfica, cinta aislante, tiras de cartulina, incluso pintada con guache de color obscuro.

Exponer el tisú

Para exponer el tissue necesitamos una fuente de luz ultravioleta. Hay varias opciones:

La más barata es el sol, pero es la más difícil de controlar para saber el tiempo de exposición. Necesitarás un exposímetro que mida la radiación ultravioleta.

La más cara es comprarte una insoladora profesional. Tienen temporizador, bomba de vacío y funcionan muy bien. Existen oportunidades de segunda mano o incluso algunas ‘averiadas’ que no sirven para un uso profesional pero a nosotros nos sirven perfectamente.

La más ‘apañada’ es fabricarla tú mismo. Siempre se han hecho con tubos fluorescentes que emiten luz ultravioleta pero ahora tenemos tiras de luz LED ultravioletas que tienen más potencia que los tubos fluorescentes y permiten tiempos de exposición más cortos.

Fuente de luz ultravioleta con tiras led


Para fabricar una fuente de luz ultravioleta para din A4 necesitas:

1º.- Una tira de led ultravioleta de cinco metros. Tienes muchas ofertas en eBay, en las tiendas chinas de internet o en tu tienda local de electricidad.

2º.- Una placa de aluminio mayor que din A4 (unos 35 x 40 cm). Se puede usar una plancha de madera pero conviene que sea de aluminio para disipar el calor.

3º.-Cables, soldador, un enchufe, un interruptor y ser algo manitas. Si te falla esto último puedes pedir la ayuda de un electricista.

Fuente de luz ultravioleta funcionando


Una vez que tienes preparada la fuente de luz ultravioleta deberás colocar el negativo sobre el papel tissue. La parte impresa del negativo (o la parte expuesta) en contacto con el tissue. En este proceso no hay problemas de inversión izquierda derecha ya que al transportar el tissue se recupera la posición original. Para proteger el negativo conviene interponer entre el negativo y el tissue un acetato transparente.

Es necesario mantener en contacto el tissue y el negativo mientras dura la exposición. Para ello necesitamos una prensa de contacto. Una madera de aglomerado, un cristal fuerte y cuatro pinzas para apretarlo también funciona correctamente.

Una vez realizada la exposición hay que ‘revelar’ inmediatamente la copia.

Hacer la transferencia

Debemos transferir la imagen que está en el tissue al papel receptor

Para ello introducimos el tissue expuesto y el papel receptor en agua del grifo sin calentar hasta sumergirlos completamente para que desaparezcan las burbujas de ambas superficies. Si el agua es muy alcalina, añadir un poco de vinagre.

A continuación, colocar ambas superficies en contacto (la del tissue y la del papel receptor) sumergidas en el agua. Cuidado que no queden burbujas entre las dos superficies.

Los dos papeles deben estar sumergidos entre un mínimo de dos minutos y un máximo de cuatro.

Sacar el sandwich del agua y dejarlo escurrir brevemente.

Colocarlo en una superficie plana con periódicos y con un rodillo de goma o con un escurridor de goma quitar el máximo de agua posible.

Colocar el ‘sándwich’ entre papel secante o periódicos bajo un peso durante unos 15 minutos.

Revelar la copia

Introducir el ‘sandwich’ (tissue + papel final) en un baño de agua caliente a unos 42º. Si el agua está más caliente se producirán ampollas.

Esperar unos dos minutos y veremos como la gelatina pigmentada no endurecida sale por los bordes del ‘sándwich’.

Entonces, separamos el papel del tissue del soporte final y veremos cómo la gelatina se ha pasado al soporte final. Al principio sólo veremos una capa de gelatina y poco a poco veremos aparecer la imagen final. Para ello sacaremos e introduciremos la copia varias veces en agua caliente.

No hace falta decir que esta es la operación más delicada ya que estamos trabajando con una capa de gelatina muy fina en algunas partes.

Una vez que el agua que escurre sale incolora entendemos que no queda más gelatina soluble en la copia y damos por finalizado el ‘revelado’.

A continuación, sumergir la copia en un baño de agua fría unos 10 minutos.

Dejar secar la copia.

Lavado final

Al secar la copia puede quedar una ligera coloración amarilla causada por el dicromato potásico. Para eliminarla le damos un baño para quitar el resto de dicromato y que quede solo el pigmento y la gelatina.

Lavar la copia, una vez seca, durante cinco minutos en un baño de sodium bisulfito o potasio metasulfito al 3%. Este baño es reutilizable.

Volver a lavar en agua corriente durante 30 minutos.

Dejar secar.