Positivando al carbón


Artículo escrito por Sandy King (traducción al castellano)



HISTORIA DEL POSITIVADO AL CARBÓN

      El positivado al carbón es considerado por la mayoría de las personas que lo conocen como uno de los más bellos procesos fotográficos. La técnica de positivar al carbón tiene una amplia variedad de posibilidades: se pueden usar pigmentos de cualquier color y puede ser positivada en una gran variedad de superficies como cristal, metal, papel, o diversos tipos de superficies sintéticas. Cuando el soporte final es una superficie lisa, los positivos al carbón tienen una cualidad muy particular: un apreciable relieve que le da un plus de calidad, este relieve es especialmente visible cuando la luz incide lateralmente en la fotografía. El carbón es, sin duda, el más distinguido y estable proceso fotográfico, con la capacidad de presentar imágenes con un amplio rango de posibilidades, como cualquier color o tono, o una gran variedad de superficies. Finalmente, los positivos al carbón son los más estables de todos los procesos fotográficos al estar compuesto por pigmentos inertes en suspensión en un coloide endurecido como es la gelatina.


      La reproducción tonal es también uno de los puntos fuertes de los positivos al carbón. La imagen al carbón tiene una larga escala tonal y una excelente línea recta reflejada en su curva característica de densidad. Estas cualidades permiten la utilización de negativos con un amplio rango de densidades, dando como resultado una lineal distribución de tonos, tanto en las altas luces como en las sombras profundas. Vea en la siguiente imagen una comparación de las curvas del positivado al carbón, positivado con plata o positivado con platino/paladio.

Imagen 1: Conjunto de curvas para los positivos realizados con plata, platino/paladio y carbón

      El positivado al carbón tiene una curva muy recta con poco pie y hombro y una Dmax de 1’80. La platinotipia tiene una curva con un pie y un hombro muy largos y una Dmax que no llega a 1’50. Las impresiones a la plata tienen una curva muy corta con curvas muy pronunciadas en el pie y en el hombro y una Dmax de 2.0.


      El positivado al carbón, tal como se practica hoy en día, tiene una larga historia de uso, después de haber sido introducido en 1864 por el inglés Joseph W. Swan. Swan utilizó un soporte de papel recubierto por un lado con una capa de gelatina pigmentada conocido como ‘carbon tissue’. Después de sensibilizarlo y exponerlo a la luz ultravioleta era transferido a un soporte temporal para su revelado. Cuando estaba seco la imagen era transferida al papel definitivo. Swan comenzó a comercializar materiales para positivar al carbón en 1886, ofreciendo materiales hechos por él en tres colores: negro, sepia y morado-marrón.


      El positivado al carbón fue ampliamente practicado en Europa y en USA a lo largo del siglo XIX hasta bien entrado el siglo XX. Muchos lo consideraban el más aristocrático de todos los procesos de positivado. Las copias al carbón costaban mucho más que las obtenidas por otros procesos fotográficos, incluido la platinotipia y la paladiotipia. El mercado de los papeles al carbón desapareció en la década de 1950, aunque en Alemania la empresa Hanfstaengi siguió produciendo pequeñas cantidades de papel al carbón para copias monocromas y tricolores hasta alrededor de 1990. Ultraestable, un moderno proceso de impresión de copias al carbón basada en el uso de negativos digitales y pines de registro fue introducido en la década de 1990 y disfrutó de alguna popularidad como proceso de impresión en color de gran calidad, pero desde hace algunos años los materiales para su utilización no están disponibles.


      A comienzos de 2007, el único papel al carbón monocromo disponible en Estados Unidos era el fabricado por Bostick and Sullivan en Santa Fe, Nuevo México. B and S producía papeles en varios colores, incluido el verde foresta, el marrón avellana y el negro renacimiento. El papel se presentaba en hojas de 36 x 60 pulgadas con un costo aproximado de 4’00 dólares por pie cuadrado. El papel es de buena calidad, con un suave y uniforme revestimiento y completamente libre de burbujas y otras imperfecciones superficiales.


      Este artículo se centrará en facilitar la fabricación manual del papel carbón o ‘tissue’ y en dar las instrucciones suficientes para su uso hasta el positivo final.


      (Nota del traductor: A lo largo de la traducción se va a mantener la terminología de “tissue” para referirnos al papel recubierto de gelatina pigmentada realizado por uno mismo. También vamos a mantener el uso de “glop” para referirnos a la gelatina pigmentada en su fase de preparación. Ambos términos tienen la suficiente tradición, tanto en su uso histórico como en su uso actual por la comunidad de aficionados de todo el mundo, como para aconsejar mantenerlos.)

DESCRIPCIÓN DEL PROCESO.

      El Carbón es un proceso de impresión por contacto que da una imagen final producida por un pigmento suspendido en una gelatina sobre un soporte final, por lo general, papel de calidad. Para realizar esta imagen, se coloca un negativo sobre el tissue sensibilizado bajo una fuente de luz ultravioleta. Esto hace que la gelatina se endurezca proporcionalmente a la densidad del negativo, es decir la gelatina se endurecerá más en las sombras que en las altas luces. Después de la exposición, el tissue se sumerge brevemente en agua fría y es colocado en contacto sobre un plástico o sobre un papel de transporte. Después de 30 minutos bajo un peso, el tissue en contacto con el papel de transporte se sumerge en una bandeja con agua caliente a unos 41º centígrados para su revelado. Una vez que la gelatina del tissue se ha empezado a derretir, el papel ‘tissue’ es separado del papel soporte y es descartado. La gelatina no endurecida se disuelve lentamente del papel soporte dejando una imagen en relieve.


      Hay dos grandes variaciones en el proceso del positivado al carbón monocromo: transferencia simple o doble trasferencia. En la trasferencia simple, el ‘tissue’ sensibilizado y expuesto se trasfiere directamente a su soporte final. En la doble trasferencia, el ‘tissue’ sensibilizado y expuesto se trasfiere, en primer lugar, a un soporte temporal (por lo general una hoja de plástico de poliéster o de la familia de los polivinilos), para después de dejarla secar, transferirla al soporte final. El soporte final es normalmente papel, pero también puede ser vidrio, metal o diversos tipos de papel sintético.


      Dependiendo del soporte final se puede conseguir un ligero incremento de la densidad final de la copia al carbón, aunque nada parecido a lo se consigue en procesos tales como calotipia, la platinotipia o el Van Dyke. A diferencia de la platinotipia que pierde mucha belleza cuando se seca, las copias al carbón, por lo general, lucen mejor cuando están secas que cuando están mojadas.


      Resumen de los principales pasos a seguir para hacer una copia al carbón:


1. Hacer el ‘tissue’.


2. Sensibilizar el ‘tissue’ y dejarlo secar.


3. Colocar un negativo adecuado en la parte emulsionada del tissue y exponerlo a una luz rica en rayos ultravioletas.


4. Después de la exposición separar el negativo del ‘tissue’ y sumergirlo en agua a unos 20º centígrados durante unos 45-50 segundos para ponerlo en contacto con el soporte final (trasferencia simple) o con el soporte provisional (trasferencia doble). Sacar las dos hojas en contacto del agua y escurrid el agua sobrante. Colocarlas bajo una hoja de papel secante y bajo un peso durante unos 20-30 minutos.


5. Sumergir el ‘sándwich’ (tissue y soporte final) en agua caliente para separar el tissue y proceder a revelar el soporte final. Este es el último paso en el proceso de trasferencia simple.


6. En el proceso de doble transferencia, secar la imagen transferida en el soporte provisional y luego transferirla a su soporte final.


      A continuación se describen cada uno de estos pasos en detalle. El positivado al carbón es un proceso muy flexible y en cada paso existen varios métodos que funcionan. Sin embargo, en este artículo me limitaré a explicar sólo una o dos de las principales variaciones. Se debe consultar la bibliografía recomendada al final del artículo para obtener información más detallada sobre esta técnica.

MATERIALES (cosas que usted necesitará):

      Para positivar al carbón se necesitará el material mostrado a continuación. La mayoría de los ingredientes son fáciles de encontrar y son baratos a diferencia del alto costo de otros procesos que utilizan metales preciosos como el oro, platino o paladio.


Productos químicos:

    • Alcohol y/o acetona.


    • Dicromato potásico o amónico (sensibilizador).


    • Bisulfito de sodio o meta bisulfito de sodio (blanqueador final).


    • Azúcar (flexibilizador).


    • Glicerina, es opcional (flexibilizador para climas áridos)


    • Timol (conservante).


    • Pigmentos: tinta china, tubos de acuarelas, pigmentos en polvo u otros pigmentos en dispersión acuosa.


Equipo:

    • Vidrios planos de unos 8mm de grosos y 5 cm más grande a lo ancho y a lo largo del tamaño que tengamos pensado positivar.


    • Fuente de luz ultravioleta.


    • Marco para hacer contactos.


    • ‘Escobilla’ de goma para limpiar cristales.


    • Cubetas de plástico de tamaño suficiente para las copias.


    • Algún sistema o lugar para el secado de las copias.


    • Agua corriente fría y caliente.


    • Probetas para medir los productos químicos y la gelatina.


    • Balanza capaz de medir gramos.


Materiales:

    • Papel para hacer el tissue


    • Papel de calidad para el soporte final


    • Hojas de poliéster tipo Mylar (opcional).

PREPARAR EL TISSUE

      Se recomienda preparar la solución de gelatina pigmentada (en adelante la llamaremos ‘glop’) en cantidades de un litro. Un litro da un punto conveniente de referencia y proporciona una cantidad adecuada para hacer unos 10-15 tissue de tamaño 20 x 25 cm o su equivalente. No es necesario utilizar todo el glop en una sola sesión. Se puede congelar y utilizar semanas o meses después.


    1. Prepare 900 ml de agua destilada a 20-22º C en un recipiente limpio de boca ancha de vidrio o de plástico. Añada 100 de gelatina (blom 175-250) agitando suavemente. Dejar que la gelatina se hinche durante 30 min.


    2. Colocar el recipiente con la gelatina en un baño maría con agua caliente en torno a lo 46º-52º C hasta que la gelatina se licue completamente.


    3. Cuando la gelatina esté totalmente licuada añadir 40 gr de azúcar blanca. El objetivo de la azúcar es dar plasticidad al tissue cuando se seque y evitar que sea demasiado frágil y se resquebraje. En climas áridos se puede añadir 5-10 ml de glicerina por litro de glop para evitar que el tissue quede demasiado duro y se quiebre.


    4. Añadir el pigmento a la solución de gelatina y revolver bien. Diferentes tipos de pigmentos pueden ser utilizados. Con algunas excepciones cualquier pigmento que se disperse en agua se puede usar. Puedo recomendar la tinta china Sumi o los tubos de acuarela como negro marfil o ‘negro lamp’ que dan un tono muy neutro. La cantidad de pigmento necesaria depende tanto del pigmento usado como del contraste que se quiere buscar (a más pigmento, más contraste). Para su primer intento, use 15-20 gr. por litro de glop.


    5. Añadir 50ml de alcohol isoproliptico para romper la tensión superficial. Añadir unas gotas de Timol disuelto al 30% en alcohol isoproliptico como conservante. Completar la solución con agua destilada hasta completar un litro.


    6. Dejar el recipiente con el glop en baño maría con agua a 45º C durante al menos una hora. Es para que desaparezcan las burbujas originadas durante la mezcla de los componentes.


    7. Verter el glop en el papel/base para fabricar el tissue. Aunque un papel de calidad resistente al agua puede ser usado como base para el tissue, recomiendo una base de papel plastificado tipo Yupo o una hoja de film de polipropileno. El proceso de verter el glop sobre el soporte es bastante delicado y se puede hacer con varios procedimientos. En este artículo veremos dos. De todas formas, asegúrese que la temperatura ambiente de la habitación es alrededor de 21-22º C durante la fase de fabricación del tissue.


Proceso simplificado de verter el glop:


    1. Nivele una superficie de vidrio plano, un poco más grande que el tissue que desea realizar.


    2. Dibujar sobre el papel que va a servir de base para el tissue la superficie que desea recubrir con el glop. Sumergir en agua este papel y escurrirlo sobre la superficie de vidrio. Limpiarlo con una toalla seca.


    3. Para cubrir una superficie de 20x25cm, vierta 50ml de glop caliente. Suavemente pero con rapidez vierta todo el glop en el centro del papel. A continuación, rápidamente, extienda con los dedos el glop por toda la superficie marcada.


    4. El glop se endurecerá en unos 10 minutos. Cuando se estabilice, coger el tissue y ponerlo en una pantalla de secado. El tiempo de secado va de 3 a 24 horas, dependiendo del espesor del recubrimiento, la temperatura y humedad de la habitación de secado y si usamos, o no, un ventilador para acelerar el secado.


Proceso de recubrimiento con marcos magnéticos.


      Una alternativa al proceso descrito anteriormente es el uso de tiras magnéticas sobre una chapa de acero galvanizado. El objetivo de estas tiras magnéticas es marcar un límite al glop.


      Con este método, el primer paso es colocar a nivel una chapa de acero galvanizada. Después, colocar la hoja de papel del tissue, previamente mojada, sobre la chapa de acero y escurrir el agua. Para acabar, hacer un marco con tiras flexibles de material magnético. Las tiras magnéticas se adhieren firmemente a la chapa de acero a través del papel impidiendo que el glop fluya fuera de ellas. A continuación se vierte el glop caliente sobre el papel y se extiende con la mano o con otro sistema hasta el marco magnético. Las tiras magnéticas marcan el límite para extender el glop y supone una ventaja sobre el primer método de recubrimiento ya que, a veces, el glop sale fuera de sus límites.

Imagen 3: Vertiendo el 'glop' en un marco realizado con tiras magnéticas

      Estas tiras magnéticas están disponibles en varios grosores. Utilizo el grosor de 1mm. Para la mayoría de mi propio trabajo. Asumiendo que se rellena completamente el rectángulo, con una tira de 1mm, el glop tendrá un grosor de 1mm cuando está húmedo. El marco será ligeramente más grande que el tamaño de tissue deseado.

Imagen 4: extendiendo el glop con los dedos

      También es posible, extender el glop usando un tubo de acero o una varilla roscada calentados previamente. En primer lugar, verter el glop en un lateral de la superficie a cubrir, ocupando unas 2/3 partes. A continuación, apoyar el tubo en las tiras magnéticas y rodar el tubo de un extremo a otro para extender el glop por toda la superficie a cubrir. El tubo debe ser lo suficiente mente largo como para cubrir toda la longitud del marco y lo suficientemente rígido como para no hundirse en el centro. Con la práctica, uno debe ser capaz de distribuir la solución de gelatina pigmentada uniformemente con un solo paso del tubo. La barra caliente derrite la gelatina a su paso y disipa las burbujas que pudiera haber en la solución pigmentada. Hecho correctamente, la superficie del tissue deberá ser tan suave como en la obtenida en el primer método. Cuando la gelatina se enfría y coge cuerpo, se debe separar de las tiras magnéticas con un punzón, un palillo o con un lápiz afilado antes de dejarla secar.

Imagen 5: Extendiendo el glop con un tubo

      Para determinar qué volumen de glop es necesario para rellenar el interior el marco se debe multiplicar largo x ancho x alto. (Se debe calcular por exceso si se utiliza el tubo para extenderlo). El alto lo determina el grosor de las tiras magnéticas. Por ejemplo, para unas tiras de 1mm., una superficie de 28 x 36’5 cm., necesitara unos 150 ml de gelatina pigmentada. Esta cantidad es suficiente para lograr un recubrimiento de un espesor de 1mm cuando está húmedo. Para otras tiras de diferente grosor, repetir los cálculos para determinar la cantidad de glop necesaria. Recuerde que si utiliza el sistema del tubo, deberá preparar una cantidad de glop por encima de la cantidad calculada al multiplicar largo x ancho x alto.

PREPARAR SOPORTE FINAL:

Procedimiento de transferencia simple:

      El soporte final puede ser un papel fotográfico previamente fijado o un papel de dibujo o de acuarela recubierto con una capa de gelatina endurecida. Cualquier papel de buena calidad puede utilizarse. La elección del papel dependerá de la superficie final deseada. Yo recomiendo el uso de papel fotográfico como soporte final durante la fase de aprendizaje. La preparación de papeles de dibujo o de acuarela es un procedimiento bastante complicado y puede dar lugar a una gran frustración si el acondicionamiento no se hace correctamente.

      Los papeles fotográficos deben se sumergidos en un baño fijador endurecedor durante 5-10 minutos. A continuación se lavan cuidadosamente en agua corriente durante 15-20 minutos.

      Los papeles de dibujo o de acuarela deben ser cubiertos con una capa de gelatina endurecida. Siga las siguientes instrucciones:

    1. Preparar 1000ml de una concentración del 3-5% de una solución de gelatina siguiendo los pasos explicados al prepara el tissue.

    2. Sumerja el papel de acuarela o de dibujo en agua durante 5-10 minutos en agua templada. A continuación colocar el papel en una superficie plana y escurrir el agua sobrante.

    3. Verter entre 80 y 100 ml. de gelatina disuelta en agua al 3-5% en un vaso y añadir unas gotas de solución de formol al 40%. Verter esta solución sobre el papel escurrido y repartirlo uniformemente usando un pincel de espuma limpio.

      Cuando la gelatina se estabiliza se puede colgar el papel para secar.

      Para un mejor resultado, una vez seca la primera capa, se deben dar una o dos capas más.

Procedimiento de doble transferencia:

      El papel usado como soporte final para la doble transferencia debe ser recubierto de una capa relativamente suave de gelatina para que se hinche considerablemente cuando sea mojada. Esto es necesario para que la transferencia se realice completamente desde el soporte temporal de poliéster. Si la gelatina del soporte final está demasiado dura, no se hinchará lo suficiente y algunas partes de la imagen del soporte de plástico, por ejemplo las altas luces, no entrarán en contacto con la gelatina del soporte final y resultará una transferencia incompleta. Los papeles fotográficos fijados no son recomendados para la doble transferencia ya que la gelatina de estos papeles no se hincha lo suficiente como para ponerse en contacto con la imagen del soporte temporal y puede dar lugar a una transferencia incompleta.

      Los papeles de acuarela o de dibujo adecuados como soporte final para la doble transferencia pueden ser preparados como los de la transferencia simple con una diferencia importante: en lugar de formol o glyoxal, se debe usar alumbre de potasio como endurecedor. Mezclar dos gramos de alumbre de potasio disuelto en 100 ml. de agua tibia y, a continuación, añadir unos 5ml. de esta solución a cada 75-100ml. de solución de gelatina de recubrimiento. La gelatina del soporte final endurecida con alumbre de potasio se va a hinchar mucho más que la endurecida con formol o glyoxal, lo que permitirá completar el contacto con la imagen del soporte temporal del poliéster.

SENSIBILIZACIÓN DEL TISSUE:

      Tanto el dicromato de amonio como el de potasio pueden ser usados para sensibilizar el tissue. Yo uso el dicromato potásico para sensibilizar por inmersión en una bandeja y el dicromato amónico para sensibilizar mezclándolo con alcohol o acetona.

      El contraste de una imagen de carbón es controlado jugando con la concentración del sensibilizador y con el rango de densidad del negativo: soluciones altas de dicromato se utilizan para negativos de alto contraste; soluciones bajas de dicromato se utilizan para negativos de bajo contraste. Dependiendo del contraste nativo del tissue y del rango de densidad del negativo, la concentración del dicromato puede ir desde lo más bajo: 0’25%, hasta un máximo de 4-6%. La fuerza del sensibilizador se expresa en tanto por cientos: una expresión de peso/volumen que indica cuántos gramos de sustancia química se han disuelto en agua para hacer un volumen final de 100ml. de solución. Por ejemplo, para preparar una solución de 3% de dicromato potásico, se deben disolver 3gr. de dicromato en 90ml de agua, para añadir el agua necesaria hasta completar los 100ml.

Imagen 6: Tissue sensibilizado con una solución del 2% de dicromato amónico diluido 1:2 en acetona.
Imagen 7: Tissue sensibilizado con una solución del 4% de dicromato amónico diluido 1:2 en acetona.
Imagen 8: Tissue sensibilizado con una solución del 4% de dicromato amónico diluido 1:2 en acetona.

      Los tisúes de carbón puede tener grandes variedades en el contraste por lo que las gráficas obtenidas arriba para el 2, 4 y 6% sólo se aplicaría a los tisúes específicos usados para estas pruebas.

      En la práctica el tissue puede ser sensibilizado de una de estas dos formas: 1º) sumergiendo el tissue en una bandeja que tiene el sensibilizador, o 2º) aplicando el sensibilizador mezclado con alcohol o con acetona con un pincel de esponja. Con el primer método, el tissue tarda 1-2 horas en secar, con el segundo 15-30 minutos. Ambos métodos son capaces de dar constantes y excelentes resultados en carbones monocromos. Yo personalmente prefiero la mezcla con alcohol o acetona porque el tissue sensibilizado seca más rápidamente y es muy eficiente en el uso de los materiales.

      Tan pronto como el tissue seca un fenómeno conocido como ‘efecto oscuridad’ comienza a aparecer. El ‘efecto oscuridad’ causa una lenta insolubilización del tissue sin ser expuesto. La consecuencia práctica es un efecto gradual de perdida de sensibilidad y una pérdida de contraste. Este efecto oscuridad es minimizado en un ambiente frío y seco y maximizado en un ambiente cálido y húmedo. Para conseguir la máxima repetición de resultados se debe mantener la sala de trabajo en una humedad constante alrededor del 50% y la exposición del tissue dentro de los 5-10 minutos posteriores al secado.

Sensibilizar el tissue en bandeja:

      El tissue debe ser sensibilizado bajo una luz de tungsteno de poca potencia. El baño sensibilizador estará alrededor de 10º-13ºC y el tissue debe mantenerse en el baño sensibilizador durante unos tres minutos. Para conseguir resultados constantes y repetibles es necesario normalizar esta operación manteniendo la cantidad de sensibilizador, el tiempo y la temperatura del baño a fin de que el tissue absorba siempre la misma cantidad de sensibilizador.

Imagen 9: Echando el sensibilizador por encima del tissue en una cubeta.

      Si el tissue está demasiado seco puede ser necesario, en primer lugar, sumergirlo en una bandeja de agua fría durante un minuto para conseguir que quede plano. Escurrir el exceso de agua antes de sumergirlo en el baño sensibilizador. Si el tissue se ha almacenado plano este paso se puede eliminar.

      Sumergir el tissue en el sensibilizador y agitar suavemente durante los tres minutos de sensibilización.

      A continuación, retirar el tissue del baño y dejar que escurra el exceso de sensibilizador por unos segundos. Colocar el tissue boca abajo sobre una hoja de poliéster para eliminar el exceso de sensibilizador. Separar el tissue del poliéster y dejar secar en una pantalla de secado. El tissue debe ser secado en la oscuridad o en una habitación iluminada por una luz amarilla de seguridad.

      El baño de sensibilizador puede ser reutilizado, pero sus propiedades cambian con el tiempo y debe ser renovado periódicamente o reponer su contenido.

Sensibilizar el tissue con alcohol o con acetona:

      Con este método, el tissue seca mucho más rápido y es también más respetuoso con el medio ambiente ya que sólo se usa una pequeña cantidad de dicromato. El dicromato amónico se recomienda para mezclarlo con alcohol porque puede ser diluido tanto con alcohol como con acetona y se pueden usar disoluciones más fuertes. El dicromato potásico sólo puede ser disuelto en acetona. Para sensibilizar una hoja de tissue con este método, haga lo siguiente:

Imagen 10: Preparando el tissue para sensibilizarlo con acetona/alcohol.

      Preparar una solución ‘stock’ de dicromato del doble de la concentración necesaria. Por ejemplo, si usted necesita una concentración del 2%, debe preparar una solución stock del 4%. Luego diluir una parte de la solución de stock con una parte de alcohol o de acetona.

      A continuación, coloque varias hojas de periódico sobre una superficie de corcho o de espuma. Sujete el tissue con alfileres sobre el corcho para evitar que se mueva cuando apliquemos el sensibilizador.

      Usando un pincel de espuma, aplique el sensibilizador sobre el tissue. Use un pincel de espuma de unos 3 cm de ancho para tisúes pequeños (10 x 12 cm) y un pincel de espuma de unos 7 cm para tisúes más grandes.

Imagen 11: El autor aplicando el sensibilizador con un pincel bajo una luz tenue en un curso en Toronto.

      Mojar primero el pincel en agua y retirar el exceso. Luego vierta la cantidad requerida de sensibilizador directamente al tissue y repartir con el pincel con movimientos paralelos a lo largo, a lo alto y en diagonal.

      Una vez seco, volver a aplicar una segunda capa.

      Para la doble capa será necesario aproximadamente 8ml de solución total para un tissue de 20x25cm., usando 4ml por capa. Esta cantidad debe ser ajustada para otros tamaños.

      Después de la segunda capa dejar secar en un armario o colgada. Se puede dirigir el aire de un ventilador para acelerar el secado.

      Tanto si el tissue es sensibilizado en bandeja o con alcohol/acetona, debe estar completamente seco antes de ponerlo en contacto con el negativo ya que los dos pueden unirse causando graves daños al negativo.

NEGATIVOS PARA EL POSITIVADO AL CARBÓN.

      El positivado al carbón es bastante flexible. Los cambios en la concentración del dicromato permiten usar negativos con gran variedad de densidades, desde un rango de 0’9 hasta el máximo de 2’7 e incluso más alto. En mi experiencia, el mejor negativo es aquél que tiene una variedad tonal muy amplia y muy lineal de acuerdo con la curva característica del proceso del carbón. El tipo de negativo también debe tenerse en cuenta con las características del soporte final. El negativo óptimo tendrá una Dmax de alrededor de 1’8 (un rango de 0’30 a 2’10) y la exposición debe ser suficiente para obtener la mayor cantidad de detalle como sea posible en las sombras fuera del talón peo dentro de la recta de la curva característica. Como regla general, un negativo usado para el positivado al carbón debe ser expuesto alrededor de 1’5 veces lo que expondríamos un negativo para positivar con papeles de plata. Como el incremento de los tiempos de revelado aumenta la densidad de la sombra de la EFS (velocidad de la película eficaz), también debemos aumentar ligeramente (en general alrededor de una cuarta parte a la mitad) la calificación ISO del fabricante de la película.

      Gran parte de mi trabajo actual es con negativos digitales. El uso de negativos digitales permite estandarizar los procedimientos y aumenta la productividad. La obtención de negativos digitales queda fuera de este trabajo por su extensión.

EXPONER EL TISSUE.

      El tissue de carbón sensibilizado con dicromato tiene su máxima sensibilidad a la radiación ultravioleta alrededor de los 350-420nm. Su sensibilidad se extiende a través del azul, pero cae muy rápidamente en el verde a unos 515nm. No tiene prácticamente ninguna sensibilidad a la luz roja y a la naranja. Las luces que se pueden usar, ricas en rayos ultravioletas, son el sol, las lámparas de vapor de mercurio, de halogenuros metálicos, tubos fluorescentes BL (luz negra), etc. Cada sistema tiene sus ventajas y desventajas, pero cuando se utilizan correctamente todos son capaces de dar buenos resultados. En la práctica hay un buen número de alternativas de bajo costo que se pueden utilizar para tener una fuente de rayos ultravioletas. Consulte las referencias para obtener más información.

      El tissue sensibilizado debe ser expuesto en contacto con el negativo mediante un marco de exposición o mediante una mesa de vacío. El tissue seco puede ser muy rígido y requiere bastante presión para tener un buen contacto con el negativo. Al negativo le colocamos una máscara alrededor de los bordes con cinta litográfica opaca de 1cm aproximadamente. (Ver fotografía). El no colocar esta cinta puede producir que se desprenda la gelatina durante la separación del tissue.

Imagen 12: Negativo con cinta opaca para proteger los bordes.

      Si la transferencia va a ser simple, debemos invertir el negativo para la correcta orientación de la imagen final. Al invertir el negativo, la parte de la emulsión permanecerá en contacto con el tissue al hacer el sándwich. En la transferencia doble, la orientación final del positivo será correcta si la emulsión del negativo se pone en contacto con la emulsión del tissue. Se debe anticipar cierta perdida de nitidez al invertir el negativo con una fuente luz difusa, como un banco de tubos UV, y no con fuentes de luz puntuales.

      El tiempo de impresión puede variar significativamente según el tipo de tissue y el tipo de fuente de luz. Yo he expuesto tisúes con dos fuentes de luz: un banco de doce tubos fluorescentes BL de rayos ultravioletas separados unos 10cm. del marco de impresión y un AmerGraph ELF-28 Xenon de onda continua. Para conseguir un tissue bien expuesto necesito una exposición entre tres y quince minutos según el tissue. El AmerGraph ELF-28 imprime en promedio algo de dos veces más rápido que el banco de tubos fluorescentes.

Imagen 13: Exponiendo un tissue con la AmerGraph ULF-28 Continuos Wave Xenon Light.

TRANSFERENCIA AL SOPORTE FINAL O AL SOPORTE TEMPORAL.

      Después de la exposición del tissue, este debe ser trasladado a su soporte final o a un soporte temporal en agua tibia. El soporte final o temporal debe ser algo más grande que el tissue. El soporte final debe ser sumergido en agua a unos 16-19º C antes del apareamiento con el tissue expuesto. Después de la exposición coloque el tissue en la bandeja de agua fría junto al soporte final o temporal y deje que se remoje durante aproximadamente un minuto. El tissue se debe poner en contacto con el soporte final debajo del agua. Luego el sándwich se saca del agua y se deja escurrir durante unos segundos. A continuación, colocar el sándwich sobre una superficie de vidrio plano con el tissue en la parte superior y escurrir el exceso de agua aplicando cada vez una presión mayor con el escurridor. Secar el exceso de agua alrededor de los bordes. Colocar el sándwich en una hoja de papel secante limpio y cubrir con una superficie rígida plana para dejar reposar bajo presión unos 20-30 minutos.

Imagen 14: Colocando dentro del agua el tissue y el soporte final emulsión con emulsión.
Imagen 15: Escurriendo el agua sobrante del 'sandwich' compuesto por el tissue y el soporte final.
Imagen 16: Colocando una hoja de papel secante encima del sandwich.
Imagen 17: Colocando un cristal y un peso encima del sandwich (tissue/soporte)

REVELADO DEL POSITIVO AL CARBÓN.

      El siguiente paso es el revelado en agua caliente. Para ello se debe sumergir el sándwich formado por el tissue y el soporte final en una bandeja con agua a unos 43-49º C. En un minuto más o menos, la gelatina soluble comenzará a derretirse y empezará a verse salir por los bordes del sándwich. Entonces deberemos separar el tissue del soporte tirando hacia arriba de una esquina del tissue.

Imagen 18: El sandwich tissue/soporte introducido en agua caliente
Imagen 19: Separando el tissue del soporte en el baño de revelado.

      En este momento, no se verá una imagen sino una masa de gelatina pigmentada deshaciéndose. Para hacer aparecer la imagen se deberá agitar el soporte en el agua caliente suavemente y, de vez en cuando, sacando el soporte del agua durante unos segundos para drenar la gelatina derretida. Después de unos cuatro minutos las partes más solubles de la gelatina se han quitado y tendremos una buena vista de la imagen.

Imagen 20: La mayoría de la gelatina soluble ha sido lavada en 4-6 minutos.

      Continuar agitando como antes y sacando el soporte del agua de vez en cuando. La copia debe estar plenamente revelada en 6-10 minutos. Al final, al sacarla del agua, el agua que resbala debe ser limpia, sin restos de gelatina pigmentada.

      No hay punto final preciso para el positivo de una copia al carbón. Si la copia está demasiado oscura a los 10 minutos se puede seguir revelando hasta que la veamos correctamente. Con un revelado ampliado de 30-60 minutos, es posible reducir la densidad de la copia hasta un punto.

      Al secarse la copia de carbón se oscurece un poco, aunque no tanto como las copias al platino o al paladio. Por lo tanto, se debe continuar el revelado hasta que la copia sea sólo un poco más clara que la copia final.

      Después del revelado se sumerge la copia final en agua fría (10º-16º C) y continuar agitando sacando varias veces la copia fuera del agua y volviéndola a sumergir. A continuación dejar la copia en agua fría de 2 a 4 minutos para permitir que la gelatina se estabilice. Luego se cuelga para secar.

      Si los bordes laterales de la copia se ensucian con restos de la gelatina pigmentada, pueden ser retirados con una esponja limpia.

LAVADO DE LA COPIA FINAL.

      La copia al carbón tendrá una ligera mancha amarilla producida por el dicromato. Para quitar esta mancha sumergir la copia en un baño al 3% de bisulfito de sodio o de meta bisulfito de potasio durante 5 ó 10 minutos (hasta que desaparezca la mancha de dicromato). Antes de este baño la copia debe estar seca para ya que la copia al salir del revelado es extremadamente débil y todavía lo sería más por la acción de los agentes limpiadores. Una vez lavada, sumerja la copia en agua corriente a unos 16º-21º durante 5 a 10 minutos. La copia es ahora químicamente estable y está lista para su presentación salvo que necesite retoque.

      Si estamos haciendo doble transferencia sobre un soporte de poliéster, no es necesario el lavado de la copia ya que el dicromato no tiene ninguna posibilidad de penetrar en el poliéster.

TRASLADO DE LA IMAGEN DEL SOPORTE TEMPORAL AL SOPORTE FINAL (doble transferencia).

      Cuando se realiza la doble transferencia debemos transferir la imagen del soporte temporal de poliéster al soporte final. El más fiable soporte final para la doble transferencia es un soporte de papel con una capa de gelatina relativamente suave como hemos descrito anteriormente. Para realizar la transferencia, en primer lugar, empapar el soporte final en agua a unos 20º C durante 5 a 10 minutos. Cuando la gelatina se ha hinchado (se reconoce por una suave y viscosa superficie), es el momento de realizar la transferencia. Remoje la imagen en su soporte de poliéster temporal por unos 30-45 segundos en la misma bandeja y junte las dos superficies. Sacar del agua, escurrir durante unos segundos y transferir el sándwich a una superficie plana para quitar toda el agua. La parte posterior del soporte final de papel queda para arriba. Coloque papel secante o una toalla limpia sobre el papel y cúbralo con una superficie plana rígida bajo un peso. Después de unos 10 ó 15 minutos se saca el sándwich y se coloca en un lugar apropiado para secar durante varias horas. Cuando se seca el papel que ahora lleva la imagen, se debe separar fácilmente desde el poliéster. De hecho, a veces, se separa por su propia cuenta. Si todo ha ido bien, debería haber habido una transferencia del soporte de poliéster al soporte final. Para acabar, se debe volver a sumergir en agua fría durante 5 ó 10 minutos para eliminar el brillo. Después colgar para secar.

ACABADO FINAL.

      La espesa capa de gelatina de los positivados al carbón puede causar fuertes alabeos en el soporte final. Un montaje en seco en una prensa caliente puede ser usado para aplanar la copia final. Para ello, calentar la prensa de montaje a unos 80º - 90º C y colocar la copia en la prensa entre dos hojas limpias por uno o dos minutos. Retirar la copia de la prensa y colocarla bajo presión unos 20-30 minutos para enfriarla. Luego almacenarla bajo una ligera presión. Otra solución es colocar la copia entre dos superficies planas durante una semana bajo presión.

RETOQUE.

      Si es necesario algún retoque recomiendo el uso de acuarelas en tubo. Están disponibles en una gama amplia de colores y a menos que estemos usando un color muy raro, no debería ser difícil encontrar uno que coincida con la copia.

PROBLEMAS MÁS FRECUENTES Y SUS SOLUCIONES.

      La mayoría de los fallos de las copias al carbón pueden ser detectados y corregidos sin dificultad. Un buen cuaderno de laboratorio donde apuntar todos los pasos es una gran ayuda para averiguar qué salió mal.

1.- El tissue es tan rígido y curvado que es imposible mantener un buen contacto con el negativo:

      Causa: Un prolongado secado del tissue en condiciones de baja humedad.

      Solución: Una vez que el tissue se ha secado, almacenarlo bajo presión hasta llegado el momento de exponer.

2.- El negativo no se separa del tissue después de la exposición:

      Causa: El tissue no estaba lo suficientemente seco, o se salpicó un poco de agua antes de colocarlos en el marco de impresión. Este error puede ser muy grave ya que puede provocar daños en el negativo. Para eliminar este peligro recomiendo el uso de una fina lámina de poliéster entre el tissue y el negativo durante la exposición.

      Solución: No usar el tissue hasta que esté completamente seco. Evitar salpicaduras de agua al negativo y al tissue. Usar una fina lámina de poliéster entre el negativo y el tissue durante la exposición.

3.- La imagen se separa del soporte o se arruga durante el revelado en agua caliente.

      Causa: La causa más probable es que el soporte de papel o el tissue han absorbido demasiada agua antes de ser escurrida.

      Solución: reducir el tiempo de remojo del tissue y del soporte de papel a cerca de un minuto y mantener el agua a 16º ó 20º C o menos.

4.- Es imposible separar el tissue del soporte final durante el revelado en agua caliente:

      Causa: La causa más frecuente es la sobre exposición del tissue que tiene como consecuencia el endurecimiento de la gelatina hasta la base del tissue.

      Solución: Exponer el tissue correctamente.

5.- La mayor parte o la totalidad de la gelatina pigmentada desaparece durante el revelado en agua caliente:

      Causa: El tissue está subexpuesto.

      Solución: Exponer el tissue correctamente.

6.- La imagen se arruga por los bordes durante el revelado:

      Causa: Hay varias causas posibles. La más probable es que el negativo no fue enmascarado adecuadamente por los bordes. También puede ser causado por no haber secado correctamente el borde del tissue cuando se ha juntado al soporte final. O porque el sándwich del tissue y el soporte no han estado en contacto durante una cantidad de tiempo suficiente para que la gelatina se seque y haga un buen contacto.

      Solución: Realizar la máscara del negativo correctamente para establecer un buen borde de seguridad. Retirar el exceso de humedad alrededor del borde del tissue y dejar el sándwich bajo presión por más tiempo.

7.- La imagen final es demasiado oscura:

      Causa: La imagen está sobreexpuesta o el sensibilizador se diluyó demasiado.

      Solución: Reducir la exposición.

8.- La imagen final es demasiado clara:

      Causa: La imagen está subexpuesta.

      Solución: Exponer más tiempo.

9.- La imagen final está demasiado contrastada:

      Causa: El sensibilizador es demasiado débil.

      Solución: Aumentar la concentración del sensibilizador.

10.- La imagen final es demasiado plana:

      Causa: El sensibilizador es demasiado fuerte.

      Solución: Use un sensibilizador más diluido.

11.- Pequeñas ampollas irregulares en la copia final:

      Causa: El aire bajo presión disuelto en el agua queda atrapado entre el tissue y el soporte. Durante el revelado en agua caliente, el aire se expande causando el desarrollo de pequeñas burbujas.

      Solución: Prepare la cubeta de agua donde vaya a realizar la transferencia con suficiente antelación para permitir que el aire que está disuelto en el agua se disipe.

12.- Motas brillantes en la copia final:

      Causa: Estas motas brillantes son causadas por irregularidades en la gelatina del apresto del soporte final.

      Solución: Aplique una capa delgada de gelatina o disminuya el porcentaje de gelatina en la solución de apresto. También puedes añadir una pequeña cantidad de almidón a la solución para disminuir el brillo.

13.- La imagen final tiene una mancha amarilla:

      Causa: Esta mancha amarilla está causada por un residuo del dicromato usado como sensibilizador.

      Solución: Las copias al carbón realizadas por el proceso de transferencia única deben ser limpiadas sumergiéndolas en un baño de limpieza compuesto de bisulfito de sodio o de meta bisulfito de potasio, seguido de un baño final de varios minutos con agua corriente.

BIBLIOGRAFÍA:

      Para saber más:

• King, Sandy. "Making Carbon Tissue for Photogravure Printing," in Copperplate Photogravure, David Morrish, New York: Amphoto Press, 2003.

• King, Sandy. The Book of Carbon and Carbro: Contemporary Procedures for Pigment Printmaking. Greenville, SC: Permanent Light Systems, 2002.

• King, Sandy. "Pigment Printing with the Carbon Process, Part II," Photovision, November/December 2001, 48-52.

• King, Sandy. "Carbon Printing, Part I," Photovision, September/October 2001, 42-47.

• King, Sandy. "Monochrome Carbon," in Coming into Focus. San Francisco: Chronicle Press, 2000. 87-105.

• King, Sandy. "Ultraviolt Light Sources for Printing with Alternative Processes," at http://unblinkingeye.com/Articles/Light/light.html

• Marton, A. M. A New Treatise on The Modern Methods of Carbon Printing. Bloomington, Illinois, 1905.

• Nadeau, Luis. Modern Carbon Printing. Fredericton: Atelier Luis Nadeau, 1986.

• Farber, Richard. Historic Photographic Processes. New York: Allworth Press, 1998. 119-49.

• Sandquist, Michael. "Carbon Printing." View Camera Nov. /Dec. 1990:4-11.